Cómo hacer vídeo marketing: perspectivas y 12 motivos

Ayer se celebró el New Video Congress en Madrid, un congreso sobre video marketing y video influence. Desde que decidí matricularme en Comunicación Audiovisual, el vídeo ha estado muy presente en mi vida profesional, por lo que no quise perderme la oportunidad de actualizarme y de escuchar qué están haciendo otros alrededor de esta disciplina. Lo más importante que puedo extraer de esta jornada es que me hizo reflexionar y sacar algunas conclusiones.

Ante todo, cada vez estoy más convencida de que el video marketing, como disciplina autónoma, no tiene demasiado sentido. A veces me encuentro con ofertas de trabajo o divisiones dentro de algunas empresas donde se trata esto de manera muy exclusiva y creo que puede ser un error: quizás la prisa que nos ha entrado a todos por usar el vídeo online como vehículo de conversión (los números son muy llamativos) hace que nos olvidemos de que nada tiene sentido si no está dentro de una estrategia y si no se alinea con unos objetivos previamente establecidos. ¿Cómo emplear el video marketing entonces desde esta perspectiva?

Cómo hacer video marketing

Hacer video marketing es, por tanto, hacer una estrategia de contenidos en la que, de forma natural, se necesite un vídeo o una serie de vídeos para llegar a un público o a un lugar al que de otro modo no podríamos haber llegado. Cualquier director de contenidos debería conocer la evolución, penetración y tendencias de los distintos formatos para poder darles el sitio que les corresponde, sin necesidad de una figura o departamento que se centre en el vídeo a nivel estratégico. Bajo mi punto de vista, sería algo así como contar con un experto en marketing de infografía.

Para saber cómo hacer video marketing según las tendencias, es importante seguir la actualidad, casos de éxito recientes y la publicación de estudios del sector. El Top Tendencias Digitales 2017 del IAB ya nos avisaba, por ejemplo, del aumento de ambientes de calidad y de la penetración del vídeo vertical.

En segundo lugar, el hecho de que el vídeo esté teniendo una evolución a grandes saltos dentro del nuevo modelo relacional no quiere decir que, más allá de los millennials, no nos encontremos con comunidades sin evangelizar. El vídeo online genera gran demanda, pero debemos estudiar bien a nuestro público para a) saber si ya lo necesita o b) de no necesitarlo, comenzar a crear necesidad.

Cómo hacer video marketing

12 motivos para incluir video marketing en nuestras estrategias

Porque sí, el vídeo nos aporta unas ventajas que otros tipos de contenido no tienen:

  1. Tanto los buscadores como las redes sociales están posicionando de manera más destacada este formato frente a otros. Esto significa que las cifras de alcance y de engagement adquieren mayores cuotas de una forma más sencilla cuando utilizamos vídeo y que, por lo tanto, el mensaje de la marca se amplifica con mayor facilidad.
  2. Se puede acceder a una audiencia global (YouTube tiene 1000 millones de usuarios y Facebook ya ha alcanzado los 2000 millones) que a la vez puede ser hipersegmentada para llegar a audiencias nicho. Algunos canales tienen más espectadores que muchos medios tradicionales.
  3. El vídeo es un gran generador de comunidad.
  4. Los canales de vídeo con contenido de valor pueden funcionar como una buena táctica de branded content si aportamos consistencia y frecuencia.
  5. Funciona en todas las fases del proceso de compra.
  6. Según un estudio de Reel Seo, el 72 % de las empresas que incluyen vídeo online en su estrategia han mejorado su tasa de conversión.
  7. Según un estudio de Insivia, incluir vídeo en una landing page puede incrementar las conversiones en un 80 %. Utilizar la palabra “vídeo” en el asunto de un correo electrónico puede incrementar la tasa de aperturas en un 19 %.
  8. Es un contenido más inmersivo, que consigue una atención más plena del usuario que cuando, por ejemplo, leemos un artículo.
  9. Humaniza a la marca, haciéndola más cercana y creativa.
  10. Ayuda a desarrollar de un modo más efectivo el storytelling de nuestro negocio, con recursos que pueden apelar de manera más eficiente a las emociones.
  11. El vídeo en directo es una herramienta muy útil con rasgos que no están presentes en otros formatos: inmediatez, frescura y bidireccionalidad. Un punto en contra es la imprevisibilidad (tanto técnica como en relación a las reacciones de la audiencia), por lo que todo tiene que estar muy bien planeado antes de una emisión en streaming.
  12. No solo ayuda a la conversión, también sirve como herramienta de apoyo para equipos comerciales y de atención al cliente, acortando los tiempos al teléfono y el número de consultas.

En conclusión, hay muchas razones para utilizar vídeos a la hora de comunicarnos con nuestro público. Sin embargo, lo verdaderamente importante es conocer las posibilidades que nos ofrece el formato (este o cualquier otro) para saber si encaja con nuestra estrategia y si nos resultará útil a la hora de conseguir nuestros objetivos. Esto configurará la base del éxito de cualquier acción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *